"En un mundo lleno de odio debemos atrevernos a la esperanza. En un mundo lleno de ira debemos atrevernos a confortar. En un mundo lleno de desesperación aún tenemos que atrevernos a Soñar. Y en un mundo lleno de desconfianza debemos atrevernos a creer..."

sábado, 16 de abril de 2011

De musas

Quiero escribir. Tengo mil ideas en la cabeza esperando ser inmortalizadas en un trozo de papel. Tengo mil sueños que ansían ser contados. Tengo mil personajes que quieren nacer, pero me faltas tú. Musa, ¿dónde te has metido? ¿En qué momento me abandonaste y dejaste a mis lágrimas solas, apiñadas contra mis párpados, esperando que tú las sanes?

Hay gente que le pone nombre a su musa, pero yo no. Me gusta que sea así de libre, que vuele por encima de mi raciocinio, que desaparezca por la puerta de atrás. Se va sin dejar más huellas que las ya andadas. Quiero creer que danza con los ángeles cuando no está conmigo acariciando mi pluma.

Ponerle nombre a una musa es atarla a una existencia pobre. Prefiero que sea libre, sin cuerdas que la mantengan enclaustrada en el mundo terrenal, prefiero que tenga mil nombres, que se refleje en un charco de agua, que sea la risa de un niño o el aleteo de una mosca. Prefiero que aparezca en el crepitar del fuego o en dos manos entrelazadas, que se identifique con una mirada perdida, con un sollozo, con un gesto o con las mismas letras que alguna otra musa inspiraron.

Que muerda en lo más profundo del alma a las 4 de la madrugada. Que arañe despiadadamente mi conciencia para que la saque a pasear. Que aparezca sin avisar, por la puerta de atrás y que chille hasta agotarme si no le hago caso.

Prefiero una musa salvaje. Una musa sin un nombre.

2 comentarios:

  1. Las musas, como tú dices, tienen que volar libres, sin ataduras, sin obligaciones.
    No te preocupes; déjala que vuele. Volverá cuando menos te lo esperes y, tú, estarás preparada para recibirla.
    Un Millón de Besos.
    Te Quiero.
    P.D.: Haces que mi corazón y mi alma vibren con lo que escribes.

    ResponderEliminar
  2. No ponerle nombre a una musa aunque en realidad... en realidad sabes que esa musa soy yo :3 (o una de sus facetas^^ pd. tengo un pompero nuevo. soy feliz como un tornavís)
    me gustó el texto, gurrumina del cliclí.
    muuuuuuaaah
    PD. Mola el cacharrillo que has puesto de cabecera, sisidos :3

    ResponderEliminar