El día que con las manos el cielo toque, entre redobles, millones de estrellas me acompañarán a la guerra.

jueves, 4 de febrero de 2010

Gritos

Gritos

Ángel del Averno,
Vienes por mí…
Tú tan risueño,
devastas todo a tu paso,
desnudas mi ser,
clavas tus uñas en mis sueños.
Tu piel desgarra cada trozo de mi mente.

Te pienso
y muero…

Fuerza imparable
que me arrastra
hacia abismos infinitos.

Eres sonrisa desalmada.
Eres un puñal en mi alma.
Eres una sensación odiosa.

Me ahoga la soga
de tu mirada
tan serena e implacable ante mi sufrimiento.

Y ríes cuando me tomas
y me haces tu esclava…

¿No te cansas de oírme gritar?


Cristina Carrión Rodríguez
04/02/2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario