"En un mundo lleno de odio debemos atrevernos a la esperanza. En un mundo lleno de ira debemos atrevernos a confortar. En un mundo lleno de desesperación aún tenemos que atrevernos a Soñar. Y en un mundo lleno de desconfianza debemos atrevernos a creer..."

jueves, 3 de diciembre de 2009

Pequeñas cosas



Recuerdo pequeñas cosas. Una hoja enredada en mi pelo. Una fuente y un camino de tierra. Olía a miel y el sol brillaba en el horizonte, despidiéndose. Recuerdo que sentía paz y sonreía con más facilidad. La vida era entonces maravillosa, lástima que recuerde sólo los pequeños detalles. También es verdad que lo bueno está en esos pequeños detalles, pero me gustaría poder contar lo que sentía allí con pelos y señales, allí, donde quiera que fuera, aquel lugar que en el que estaba tan bien, aquel lugar que olía a miel y a musgo. También recuerdo su melodía. No sonaba como ningún instrumento que te puedas imaginar, era diferente a todo. Era un susurro que se acercaba a tu oído y te acariciaba el alma con suavidad… Era paz, pura paz. Me hubiera quedado allí para siempre, pero no recuerdo donde… Buscaría si supiera por donde comenzar, pero ando tan perdida que no me encuentro ni a mí misma.
Sé que el camino de tierra llevaba a otro lugar distinto en el que todo era diferente. Y sé que me aventuré por aquel camino, que lo recorrí, no sé por cuanto tiempo, pero que llegué a su final… Un final oscuro e incierto. ¿Fue allí donde perdí mi memoria? No lo sé, tampoco creo querer saberlo. Creo que me basta con recordar pequeñas cosas, me hacen sentir bien, aunque solo sea un momento...

2 comentarios:

  1. oooh seeeh (L)... dónde se habrá escondido aquel lugar?? :S

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho lo que has escrito,de verdad :)

    ResponderEliminar